Buscar este blog

sábado, 6 de agosto de 2016

HASTA



Me he topado varias veces a lo largo de mi vida, en ambientes personales y profesionales, con este simpático vocablo y va a ser verdad aquello de que no aprendemos y los humanos somos los únicos animales que tropezamos dos, o más, veces en la misma piedra. La última vez ha sido la semana pasada y mi presunción de significado me ha costado caro: perder nada menos que 5 Gb contratados a un servidor de datos para tener conexión a internet desde mis dispositivos móviles.

La academia define este término como preposición y como adverbio. Me interesa para el propósito de esta comunicación la definición como preposición que tiene la siguiente explicación: «Denota término o límite». Los ejemplos propuestos en el diccionario no aclaran con precisión la explicación que yo voy buscando; «Hasta Caracas», «hasta mil». «hasta ti». Veamos a lo que me refiero con nuevas investigaciones y consultas en otras fuentes.

Mi muy querido y admirado Diccionario Panhispánico de dudas aporta lo siguiente en relación con este término en su uso como preposición: «preposición que se usa para expresar el término límite en relación con el tiempo, el espacio o la cantidad». Los ejemplos aportados en este caso son los siguientes y muy interesantes si cabe para arrojar oscuridad en vez de luz: «No lo tendré listo hasta el viernes», — ¿a qué hora del viernes o a las 23:59:59 del día anterior jueves?-—, «corrió hasta la casa» —-¿se quedó fuera de la casa o entró dentro?-— «vino hasta mí y me besó» —-luego no se paró en mí sino que continuó—-.

Y es que en su uso como adverbio, el Diccionario de la Real Academia define como «Incluso o aún». Y lo digo porque «incluso» puede dar una idea de inclusión. La cosa no se aclara sino que se lía un poco más. Otro libro consultado, también de la Real Academia Española titulado «El buen uso del español» no aporta nada en este asunto o al menos yo no he sabido encontrarlo.

Tras todas estas investigaciones, una idea puede ser preguntar a las personas que nos rodean. Le sugiero que lo haga a ver qué opinan. Mi mujer me contestó con el siguiente ejemplo: «vete hasta la ventana» que tampoco me vale para definir lo que yo voy buscando con exactitud, porque si lo trastoco con un «vete hasta el balcón» el significado puede ser distinto debido al tamaño o composición. Y utilizando un grupo de guasap de unos amigos, y el correo electrónico con otros, que para eso están las nuevas tecnologías, los resultados no han sido concluyentes; casi todo el mundo ha comentado que pensaban que si decíamos hasta el día tal ese día era «inclusive», tal y como yo había pensado inicialmente. Un buen amigo, Juanlu, indica que los vocablos «incluso» e «inclusive» aparecen como posibles sinónimos. Por otro lado, otro buen amigo, Máximo, me comenta que «Se suele poner "inclusive" para evitar problemas. Como no pone nada, entiendo que NO está incluido el día en cuestión», y Juan se decanta por esto último añadiendo el dato de que las tarjetas de abono de transporte de la Comunidad de Madrid son no inclusivas, ya que el día que indican «válido hasta ...  y ese hasta ya no te admite el abono,  sino que es la fecha en que tienes que renovarlo». Estamos, pues, apañados, con mucha información y sin ninguna conclusión.

Y vamos al sucedido, al hecho real. El pasado mes de julio de 2016 contraté con un proveedor de telefonía un servicio de datos mediante un bono de 10 Gb. En la leyenda de la compañía, tal y como puede verse en la imagen, el texto indicaba en ese caso «válido hasta el 31/07». Anduve ahorrando todo lo que pude a lo largo del mes a base de otros bonos de noches y fines de semana y de wifis públicas y privadas y pensaba que el propio día 31/07 podría utilizar los 5 Gb que me restaban. Al intentarlo ese día el bono había caducado y el servicio no estaba disponible.

La pregunta ahora, a la luz de todos los planteamientos anteriores, es ¿puedo reclamar ese día?

Por el momento lo que se me ocurrió fue iniciar una «sugerencia» ante esa compañía instándoles a modificar el mensaje en el sentido de indicar más claramente el momento exacto de la finalización y no dejarlo a una interpretación semántica del vocablo «hasta» que como ya hemos visto la mayoría de las personas consideran que el día en cuestión debería estar incluido. El uso de términos añadidos al mensaje como «inclusive», o «no inclusive», o incluso especificando una hora concreta podrían ser interesantes, para evitar malos entendidos. La verdad es que tras algunos mensajes en Twitter, correos electrónicos y un par de largas conversaciones con el departamento de facturación de esa compañía, SIMYO, no han sido receptivos a mi sugerencia y no parece que la cosa vaya a cambiar. Supongo que los usuarios, uno a uno, irán descubriendo en sus carnes el significado exacto que el vocablo «hasta» tiene para esa compañía, con la que tengo que manifestar estoy manifiestamente contento como cliente por el resto de sus servicios a lo largo ya de varios años, no solo personalmente sino también por miembros de mi familia.